COMER SANO… ¡TAMBIÉN EN NAVIDAD!

 

Reportaje por Vanessa Jiménez-Elizalde


La salud a través de la alimentación debería constituir una de las metas de la sociedad en general y de cada persona en particular. Ahora que los días de Fiestas Navideñas están a la vuelta de la esquina, sabemos que los excesos se acercan… así que algunos se preparan antes (otros lo hacen después) para poder comer a sus anchas. Sin embargo, el ideal sería seguir unos hábitos alimenticios adecuados durante todo el año, sea Navidad, verano o carnaval.

¿Existe una dieta ideal? ¿Comemos de manera saludable? Lo más importante que debemos tener en cuenta es que no todos necesitamos lo mismo para mantenernos en un buen estado de salud y forma. Sin embargo, existe un criterio universal en relación a los alimentos que se deben consumir dentro de la dieta cotidiana.

 

 

El primer paso para llevar una alimentación sana y adecuada es conocernos bien. Varios factores determinan el tipo de alimentación óptima para cada persona, entre los que se encuentran la edad, el tipo de vida, sexo, o complexión.

En el mundo en que vivimos en el que las prisas, el estrés, las comidas de trabajo o en el trabajo están a la orden del día, para muchos es complicado poder mantener unos hábitos alimenticios adecuados. Por otro lado, los cánones de belleza actuales abogan por una delgadez, especialmente en la mujer, que dista mucho de ser real. Todo ello contribuye a que la población, en lugar de preocuparse de si su forma de comer es adecuada, se obsesione únicamente con lo que engorda y lo que no.

Oímos constantemente que debemos comer sano y mantener una alimentación equilibrada. Todos estamos familiarizados con los términos, pero ¿qué es realmente todo ello? según “los libros” una alimentación equilibrada es aquella que incluye una diversidad suficiente de alimentos en las cantidades adecuadas, en función de las características de cada persona, y su estilo de vida, mediante la que se garantiza que se cubren las cuantías de energía y nutrientes que nuestro organismo necesita para mantener un buen estado nutritivo, de salud y bienestar. Debe contar con una gran base de hidratos de carbono complejos, así como mucha fruta y verdura, aceites vegetales no refinados y pescado azul. Los lácteos, la carne y los huevos deben consumirse eventualmente. El azúcar, los alimentos procesados industrialmente y las grasas saturadas deben evitarse siempre que sea posible.

 

Alimentos beneficiosos para nuestra salud

Existen algunos alimentos no muy conocidos, y muy recomendables, que conviene tener en cuenta y quizá, por qué no, incluir en nuestra dieta diaria.

El uso de algas marinas en la alimentación humana está cada vez más extendida. Aportan una gran cantidad de nutrientes y ayudan a vencer la anemia. También se utilizan para el control del peso gracias a su efecto saciante y pocas calorías, aparte de que desintoxican y limpian el organismo. Además, proporcionan una gran cantidad de hierro y calcio, y fortalecen el corazón y el sistema circulatorio. Asimismo, varios tipos de algas reducen los niveles de colesterol en la sangre y contienen anticoagulantes sanguíneos. Suelen encontrarse secas, deshidratadas, liofilizadas, congeladas o en conserva.

 


El Ajonjolí o sésamo ayuda a disminuir los niveles de colesterol en la sangre. También cuenta con antioxidantes naturales, especialmente vitamina E y fibra, que contribuyen a aumentar la movilidad intestinal; además, fortalece huesos y dientes por su alta concentración de calcio.

Los brotes y germinados poseen una gran cantidad de energía y nutrientes básicos para el ser humano.  Aportan aminoácidos, glúcidos simples, vitaminas, enzimas, clorofila, minerales y oligoelementos. Además contienen muy pocas calorías, por lo que son ideales para personas con sobrepeso.

 

Otras alternativas

Las llamadas “dietas alternativas” se basan en la reordenación de los menús con el fin de que sean distintos, con la premisa de no mezclar determinados grupos de alimentos. Es importante conocerlas bien y saber si pueden producir carencias en nuestro organismo, pues en ese caso es necesario suplirlas para no poner en peligro nuestra salud.

Entre ellas encontramos:

La dieta vegetariana: Es una dieta sin carne ni ninguno de sus derivados, a veces también sin el pescado. Las limitaciones de la dieta vegetariana se deben a la inferior calidad nutritiva de las proteínas vegetales y en muchas ocasiones la carencia de vitamina B12. Existen diferentes variedades:

·           La dieta vegetariana parcial excluye la carne y/o el pescado. Es importante no excederse en el uso de grasas o aceites para la elaboración de los platos, pues será la forma más rápida de conseguir las calorías diarias necesarias.

·           Las dietas vegetarianas estrictas pueden provocar enfermedades y trastornos metabólicos que es posible que aparezcan hasta 10 años desde el inicio su inicio: déficit de vitamina C (en el caso de los cerealistas), déficit de hierro (por exceso de fibra), déficit de vitamina B12 (por falta de productos de origen animal) y déficit de calcio (si se excluyen los alimentos lácteos y por exceso de fibra).

 

 

Los regímenes macrobióticos buscan el equilibrio entre el Yin (fuerza suave, alcalina o femenina) y el Yang (resistencia, ácida o masculina). Consiste en una serie de diez dietas que se numeran de -3 a +7. Las cinco primeras incluyen cantidades decrecientes de alimentos de origen animal, son prácticamente dietas vegetarianas. Las restantes son exclusivamente vegetarianas y contienen cantidades crecientes de granos de trigo, hasta llegar a la dieta 7 que se compone exclusivamente de granos de cereales triturados.

Las dietas disociadas se basan en no mezclar los hidratos de carbono y las proteínas, basándose en que cada uno de estos grupos de alimentos requiere un PH diferente en el estómago para digerirlos bien y asimilar adecuadamente los nutrientes. Son generalmente desequilibradas, ricas en proteínas y grasas, pero pobres en hidratos de carbono. El desequilibrio metabólico y nutricional que se puede producir en el organismo es claramente perjudicial y, por ello, son dietas potencialmente peligrosas cuando se aplican a grupos vulnerables.

En conclusión

Dicen que “para estar bello/a, hay que sufrir”. Todos queremos sentirnos bien, por dentro y por fuera. Se acercan momentos de alegría en familia, con amigos… También en Navidad es posible comer sano, todo es cuestión de proponérselo. No pasa nada si un día nos excedemos (todos sabemos que lo vamos a hacer), lo importante es que nuestra alimentación, en general, vaya acorde con nosotros, nuestro ritmo de vida y lo que necesitamos. ¡Buen provecho! 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...