El golpe de estado del 23 F en Baleares

 

Dos militares ya retirados han escrito un libo. Del 20 N al 23 F. En él, entre otras muchas acontecimientos ocurridos a lo largo de este periodo, relatan como se vivió  en Baleares el intento de golpe de Estado por parte de Tejero. Ellos son Julián Delgado – el 23 F le sorprende en Barcelona como comandante de la policía nacional-,  y Antonio Miralles –vivió el 23 F en la EM de la Zona Militar de Baleatres,  siendo capitán de Estado Mayor-. El libro no ha sido editado todavía. Cuando vea la luz, seguro que, pese al tiempo trasncurrido desde entonces, levantará ampollas

  Pregunta: ¿Cómo era la situación en Baleares aquella tarde del 23 F, cuando Tejero entró en el Congreso?

Delgado: No se han detectado movimientos especiales de tropas, ni acciones  o decisiones del Mando Militar antes de la entrada de Tejero en el Congreso. Lo dicho no impide la existencia de una cierta comunión de ideologías y una cierta crispación por la evolución de la situación política, el terrorismo y la descentralización del Estado mediante los estatutos autonómicos. De lo dicho participaban profesionales militares, aunque el protagonismo mayor y decisivo era de las Autoridades superiores del Archipiélago.

P: Ustedes hablan de una troika formada por el Capitán General De la Torre, el jefe de Tropas, Máximo Alomar, el gobernador militar, Del Barrio, y Coll de San Simón, jefe de tropas de Mallorca. ¿Qué misión tenían ellos en esa jornada?

Miralles: La “troika” junto al Gobernador Militar de Menorca eran las máximas autoridades de la guarnición del Archipiélago, con mando directo sobre las unidades operativas decisivas en Mallorca y Menorca. Ello aplica al Capitán General, al Jefe de tropas de Mallorca  y Menorca (De la Torre, Alomar Josa y Coll de San Simón). La misión del General Del Barrio era la relación directa con las autoridades civiles y en su caso la responsabilidad del Orden Público. Nada podía ocurrir sin su conocimiento y directa intervención.

Julián Delgado

P: Explique en que consistía la Operación Diana,

Delgado: La Operación Diana era la Operación estaba vigente desde marzo de 1979 para garantizar la acción del Gobierno con objeto de mantener el orden institucional ante la subversión. Encomendaba al Ejército misiones que iban desde la colaboración con las Fuerzas de Seguridad hasta la actuación en fuerza en el caso de ser necesario, relevando a aquellas. Las unidades tenían asignados la protección de ciertos objetivos ( FFCC, Autopistas, Centros de Comunicaciones,  Correos, Centrales Eléctricas, etc.). Cada capitanía estaba dividida en sectores y dentro de cada uno de ellos se fijaban objetivos, que se ocupaban de acuerdo con los tres grados de Alerta que se contemplaban.

La activó en el grado de Alerta 2, el general Gabeiras, Jefe del Estado Mayor, como contragolpe, una vez que Tejero asaltó el Congreso

La argucia ideada por los golpistas fue la de utilizar tal Operación para sacar a las unidades operativas de los Cuarteles. Pero una vez fuera, no era útil para sus fines la Operación Diana, así que le modificaron sus objetivos, asignándoles otros de control social, distintos de los originales de carácter defensivo frente al terrorismo o disturbios generalizados.

 

 P: ¿Por qué el Bando se confeccionó a base de las normas que se recibían desde Valencia, vía teléfono, y en parte  por el bando del 18 de julio de 1936, que se guardaba en la caja fuerte de esta Capitanía General?

Miralles: Una actuación tan excepcional y contraria a las leyes como un golpe de estado, necesitaba de una justificación y legitimación suficiente. Esa es la función que se le otorga la Bando. Así que los Capitanes Generales proclives al levantamiento, a imitación de Miláns del Bosch, piensan en redactar un Bando similar al de Valencia. En la capitanía de Baleares se pidió a la de Valencia que le enviara el bando con el que había sacado las fuerzas a la calle Miláns del Bosch para que les sirviera de orientación. Lo que cuesta explicar es para qué necesitaron tener a la vista el del general Mola de 1936, que, efectivamente, llevaba guardado casi medio siglo en la caja fuerte de la Almudaina.     

P: ¿Quedó redactado dicho bando?

Delgado: El capitán general De la Torre y su jefe de Estado Mayor, Domingo Jiménez Riutord, junto con el coronel auditor, Julio Nogales Durán, pasaron reunidos toda la noche en el despacho del primero, acudiendo con frecuencia el  general gobernador militar, Del Barrio Gener. De la Torre dio orden al coronel auditor de guerra para que  elaborara un bando al objeto de iniciar la sublevación. El auditor redactó de su puño y letra el bando del 23-F y lo subió al despacho del capitán general. En realidad, a Nogales, un sevillano amable y en nada golpista, le tocó un jefe belicoso y no tuvo más remedio que obedecer.

El Bando fue remitido por vías indirectas a Gutiérrez Mellado por un oficial del Estado Mayor.

 

Antonio MIralles

P: ¿Llegó a los distintos lugares que debía? ¿Qué órdenes recibieron las unidades?

Miralles: El bando se preparó para publicarse cuando hubiera habido garantías de éxito, por lo tanto no se distribuyó. Lo que ocurrió es que De la Torre dio orden para que se cumpliera la del JUJEM de la puesta en marcha de la Operación Diana en su fase de Alerta 1  y 2, pero se reservó dar personalmente otra orden muy diferente al general Alomar, al frente de  la Jefatura de Tropas del que dependían las unidades operativas. La de poner en marcha la Operación Diana corregida. Le dio la orden de redactar unas nuevas, que modificaban las previstas en la Operación Diana, cuyos objetivos estaban definidos en el control de las instituciones políticas y sindicales, los medios de comunicación y todos aquellos otros puntos que tuvieran significado para el control de la sociedad. 

P: ¿Qué papel jugaron en todo esto el  teniente coronel Ricardo Ramos y el comandante Herrero.

Delgado: Obstaculizaron la difusión de órdenes de carácter golpista , en concreto boicotearon la redacción del Bando, creando una situación de desconfianza del Capitán General y otros Generales en su E.M.. Por el contrario, difundieron las órdenes de carácter legal y constitucional que provenían del Estado Mayor del Ejército (general Gabeiras), garantizando que eran recibidas por las principales autoridades militares de las islas. Ello les responsabilizaba directamente de cumplir estrictamente con tales órdenes contra-golpistas. Todo ello motivó que el Capitán General y demás generales desconfiaran de ellos, los puenteasen y les ocultasen las órdenes mas comprometedoras.

P: Marina y Ejercito del Aire, así como Policía Nacional y Guardia Civil, en qué estado se encontraban.

Miralles: La Marina acuarteló a sus hombres y embarcó las tripulaciones en sus respectivos barcos. La mayoría de sus oficiales simpatizaban con el golpe, aunque  hubo actuaciones abiertas y destacadas.  No obstante, nadie estaba dispuesto a discutir la autoridad de S.M. el Rey. El Ejército del Aire vivió bastante al margen del Golpe; su orgánica y su carácter más moderno no ayudaban. La Policía Nacional estuvo bastante controlada por el Delegado del Gobierno, al igual que la Guardia Civil. Sin embargo, en ésta  las simpatías por Tejero quizá eran más importantes.

P: Reacción de las instituciones, Ajuntament, Govern, gobierno civil

Delgado: La reacción más comprometida con la democracia amenazada fue la del Ajuntament, presidido por Aguiló, que habló por radio a los ciudadanos solicitando tranquilidad y ofreciendo esperanza. La del Gobierno Civil fue más institucional, tratando de evitar manifestaciones que podía haberse tomado como coartada por los golpistas para sacar las tropas a la calle sin ningún género de tapujos. Ese fue el argumento que dio De la Torre al president  Albertí. La del Consell fue meramente expectante, cosa comprensible ya que todavía no tenía competencias.

P: Reacción de la ciudadanía en general

Miralles: La ciudadanía reaccionó en general con mucha cautela. No hubo manifestaciones importantes y abiertas hasta varios días después del Golpe. Ello seguramente motivado por la actitud prudente y quizá hasta cierto punto punto medrosa de algunos sindicatos y partidos que no movilizaron a la ciudadanía

 P: En el caso de haber progresado el Golpe, Baleares, desde el punto de vista militar, como hubiera reaccionado, en que momento se hubiera unido, de qué manera.

Delgado: El capitán general hubiera declarado el estado de sitio, el Ejército se hubiera hecho cargo de las instituciones, se hubieran prohibido la actividad de partidos y sindicatos, etc. y la autoridad militar habría quedado a las órdenes de la Junta Militar que se constituyera en Madrid. 

P: Una vez fracasado el Golpe, ¿cómo fue la mañana del 24 F en Capitanía general? ¿Qué reacciones hubo? ¿Por qué a los presuntos implicados no les pasó nada,  y por qué los no implicados no los denunciaron?

Miralles: Durante la mañana del 24 las autoridades militares más implicadas se afanaban en borrar todo indicio de lo ocurrido el día anterior, llegando incluso a quemar las órdenes que modificaban la Operación Diana. Había que buscar la impunidad. La situación real denunció por canales de “ineligencia” hasta llegar a Gutiérrez Mellado. Pero parece que el Gobierno era débil y el estado democrático incipiente, así que se decidió hacer la “vista gorda”. Como parece que dijo el ministro de Defensa , Alberto Oliart, “si hubieran tenido que arrestar a todos los implicados, había que haber metido  a medio ejército en un castillo”

P: De dónde, y cómo, han obtenido ustedes tanta información.

Delgado: En la parte dedicada a Baleares ha sido fundamental la colaboración de compañeros que fueron protagonistas o testigos directos de los hechos. Bastantes ya no viven, otros, declinaron colaborar, algunos la negaron casi con indignación. También hemos entrevistado a civiles. Para documentar la situación política y social de las Baleares de entonces, hemos utilizado documentación, medios de comunicación y una rica bibliografía.

P: ¿Por qué no han publicado el libro?

Miralles: La financiación, dado que no se trata de un tema de consumo de masas, sino de interés local. Este libro se escribió contando con el compromiso de financiación por Presidencia del Govern. Pero cuando lo acabamos, se había producido el relevo electoral y se nos dijo que las arcas del Instituto de Estudios Baleares estaban vacías. Ahora está en manos de la editorial Muntaner y se publicará próximamente

P: ¿Son conscientes de que, en caso de publicarse, muchos pueden sentirse molestos y algunos ofendidos?

Delgado: No es esa nuestra intención. Lo que hemos pretendido no ha sido otra cosa que dejar constancia de lo que ocurrió en Baleares en un pasaje negro de nuestra historia, que, de no hacerlo, habría sido ensombrecido. De otro lado,  los testimonios son básicamente verbales y cada vez más escasos por simple desaparición de los testigos, así que no convenía esperar más a publicarlos. Los nombres ofrecidos buscan   sólo dar una medida de la credibilidad de los relatos. Ha algunos protagonistas que pueden estar en la situación que usted señala, le hemos pedido que aportara su opinión y se han negado. 

 

 

 

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...