En el Sahara, por la paz y la justicia

 

Acabamos de regresar de Tafariti (territorio del Sahara Occidental) donde el pueblo saharaui ha celebrado el XIII Congreso del Polisario al que ha asistido una representación mallorquina formada por miembros de Amics del Poble Saharaui, Catalina Rosselló y Victoria  Catalá y por el presidente y vicepresidenta de Drets Humans, Bernat Vicens y Aina María Calafat.

Los mallorquines Bernat Vicens y Aina Calafat, de Drets Humans y Catalina Rosselló y Victoria Catala, d'Amics del Poble Saharaui, el delegado del Polisario en Balears y el chófer.

Abdelaziz, presidente de la República del Sahara, abriendo el XII Congreso del Polisario

 

A dicho congresos asistieron 2000 saharauis así como una nutrida representación de entidades pro Sahara, entre ellas las citadas más arriba, que quedaron hospedada ya bien bajo jaibas, rabien en unas sencillas edificaciones de una sola planta construidas sobre una de las partes más áridas del ya de por si árido Sahara, a unos trescientos kilómetros de Rabouni, capital admistrativa de esta nación a la que hace 37 años expulsaron de su tierra y que sobre los papeles sigue siendo colonia española, pues que se sepa ninguno de nuestros gobiernos democráticos ni siquiera no solo ha iniciado el proceso de descolonización sino que la ha abandonado a su suerte. Pese a ello, el pueblo saharaui, alguno de cuyos viejos ciudadanos aun conserva el DNI español -el antiguo-, está muy agradecido al español por la enorme cooperación que está recibiendo por parte de este.

 

A la izquierda, el mallorquín Enric Gonyalons, secuestrado junto con otros dos cooperantes en el Sahara

 

De los cuatro representantes mallorquines en el congreso, Bernat Vicens fue invitado a subir a la tribuna de los oradores. Tuvo un recuerdo, como no, para Enric Gonyalons y sus dos compañeros secuestrados con él hace dos meses,  a la vez que expresó el deseo " de que pronto vuelvan a casa, con sus familias".  Manifestó de que mientras en Europa "se está hablando de crisis económicas, rescate de bancos y de países, de economía de riesgos, etc., tal vez porque Europa está perdiendo sus raíces o está falta de alma, he visto que en el Sahara sucede todo lo contrario: que a pesar del dolor que se padece poro no poder estar en su territorio, veo que el pueblo está vivo e ilusionado". Señaló, por otra parte, "que sentimos una enorme vergüenza viendo que ningún país europeo tenga la menor preocupación por el tema del Sahara, basta ver, sino, que aquí, a nivel oficial, no hay ningún representante de ninguno de ellos. Me da vergüenza ver como los políticos españoles no solo se han desentendido del Sahara, sino que  ni siquiera han iniciado un proceso digno de descolonización". Y finalizó con un mensaje de optimismo: "Espero que el próximo congreso, el XIV, sea una gran fiesta, pues lo vamos a celebrar en la tierra que desde siempre ha sido de este pueblo" .

Bernat Vicens, de Drets Humans, durante su intervención

De Gonyalons y sus compañeros se habla mucho a nivel no oficial, entre la gente, no así desde el gobierno que prefiere que el problema se resuelva a través de las negociaciones que seguramente se están llevando a cabo a través de los mediadores, pues como bien dijo el presidente Abdelaziz al referirse a los tres jóvenes cooperantes, " nuestra determinación es la de hacer lo que esté en nuestras manos , a través de la cooperación y de la coordinación con los países de la región, para la liberación de los rehenes tan pronto como sea posible", aunque todos están convencidos de que pronto los tres jóvenes secuestrados quedaran en libertad.

Finalizado el discurso del presidente, Aina Calafat se acercó hasta él, se presentó, le dio las gracias por lo que estaba haciendo por los rehenes a la vez que le hizo entrega de un numero de la revista Drets humans, en la que se cuenta la estancia de dirigentes del Polisario en Mallorca, y otro de Ultima Hora, que hacía referencia al Congreso y a Enric Gonyalons.

Diremos por último que por lo que vinos, que a causa del secuestro de los tres cooperantes, las cosas, en cuanto a seguridad, han cambiado bastante en el Sahara Occidental en el sentido, sobre todo, de que un extranjero -en este caso, nosotros- ya no puede circular por aquel territorio solo, sino que tiene que ser acompañado por la policía. Y tampoco, ni incluso  acompañado por las fuerzas de seguridad, ir a donde quiera.

 

 

La hospitalidad del desierto

 

Bernat Vicens y Aina Calafat, en un alto en el Congreso

 

Victoria y Catalina, miembros d'Amics del Poblñe Saharauis con dos mujeres saharauis durante el Congreso

 

 

 

LA HOSPITALIDAD DEL SAHARA

 

Siempre se ha hablado de la hospitalidad de la gente del desierto. Pero hasta la fecha, habiendo estado en otra ocasión en él, no la habíamos detectado.

Fue de regreso a Tindouf, en pleno desierto del Sahara.

 

Montento en que tratan de encender el fuego  con ramas secas de acacias

Nos detuvimos a mitad de camino, a la sombra de unas acacias resecas y nada más. Nos habían quedado pocas provisiones, pero lo poco que había lo repartimos entre nosotros, nuestro chofer y un matrimonio árabe y una acompañante, que iban en otro coche. Poco cosa, ya decimos. Una tableta de chocolate, un par de trozos de pan duro y cuatro manzanas.

Sin embargo, ese día no íbamos a comer solo de eso.

Todo está dispuesto: la carne y la tetera sobre las ascuas

Mientras nuestro chofer buscaba cuatro ramas que prendía con un mechero, y sobre las que colocaba la tetera para que se fuera haciendo el te, lo cual es todo un ritual, pues una vez hecho se pasa de vaso en vaso tres o cuatro veces, el otro desapareció de nuestra vista para regresar al rato con varios trozos de carne - de cordero y camello, nos dijo-, pan menos duro que el que habíamos aportado nosotros, una bolsa con carbón y un afilado cuchillo con el que fue troceando la carne de uno y otro.   Tras cubrir con carbón el fuego con el que se estaba haciendo el te, colocó sobre aquel la  carne del costillar del cordero ya troceada y varios trozos de  la del camello, esta sin un solo hueso, y dejó que la Naturaleza hiciera el resto. Mientras tanto, a nosotros se nos estaba haciendo la boca agua. Y es que en un instante el ambiente se impregnó de olor a carne a la brasa sin otros condimentos que no fueran las ascuas del carbón. Diez minutos después, el hombre separó la carne del fuego pinchando  los trozos con la punta del afilado cuchillo,  que fue depositando sobre lo que quedaba de carbón por consumir, y luego agarró por el hueso uno de esos trozos que hábilmente cortó y que fue repartiendo entre nosotros a punta de cuchillo. El cordero fue consumido más rápidamente que el camello, entre otras cosas porque la carne de este es más dura y elástica que la de aquel, y si no que le pregunten a Catalina o a Bernat, que fueron los que lidiaron con ella.

El té se hace a travñés de un ritual.

 

 

Catalina corta un trozo de carne de la pata del cordero que le ofrece el saharaui.

Por último trata de hincarle el diente  a la carne de camello, algo más dura que la de cordero

Finalmente, un poco de te no viene nada mal

A todo esto, el chofer había terminado con el ritual del  te y nos lo ofrecía en diminutos vasos de cristal que no sabemos de donde salieron.

El chocolate y las manzanas serían el postre de una comida que jamás pensamos que haríamos en un lugar tan inhóspito como este de no haber sido por la hospitalidad de este gente, que lo poco que tienen lo reparten.

 

IMAGENES  TOMADAS ENTRE TINDOUF Y TIFARITI

Hoy, los coches, han sustituido en el desierto a los dromedarios....

 

...pese a ello, te cruzas con ellos de vez en cuando...

 

Nuestra caravana tarda unas 9 horas en recorree los 300 kms. que separan Tindouf de Tifariti

De vez en cuando hacemos un alto parta descansar, o para hacer una foto, o para tomarnos otro  te...

 

O incluso puedes hasta rezar.

Y más de una vez hemos de pasar controles, pues en el Sahara, desde los secuestros, hay mucha vigilancia.

 

Una vez instalados en Tifariti, le pedimos a Mateu, Aina, Catalina y Victoria, que estampen su firma en nuestra bandera, posiblemente la más viajera.

 

 

Y... Pues que en Sahara, como en cualquier otro lugar del mundo al que vayas, haz lo que vieres, como hicieron Catalina, Victoria y Aina.

 

 

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...