La crisis de la Socialdemocracia

Alejandro contaba tan sólo 8 años cuando allá en su Habana natal, el ‘Dictador’ decidió hacer un ‘festival de la juventud y los estudiantes’ y mandó que todos dieran 1.20 dólares. Esa cantidad no era mucho para el que trabajaba pero él sólo disponía de 1.50 para comprar una hoja filatélica. La maestra preguntó en clase si alguno de los alumnos tenia dinero, Alejandro hizo oídos sordos pero sus amigos le delataron. - Ella se acercó y me metió las manos en los pantalones, me quitó el dinero y llorando le dije que en Estados Unidos esos abusos no sucedían, entonces me dio una cachetada y añadí que lo mejor era irse de Cuba- prosigue - En plena adolescencia una de mis compañeras más bellas se quedó embarazada. Cuando fue mamá, la leche de la cartilla de racionamiento no le llegaba para su bebé y después de que un italiano la invitara a tomar unas copas a cambio de unos dólares por disfrutar de su compañía, decidió entregarse a la misma práctica con otros extranjeros que visitaban la zona- Alejandro concluyó -Cristina, ya tienes una imagen del comunismo-.

Alejandro ahora vive en Estados Unidos, un país que suscribe la democracia capitalista, y se identifica con este sistema político-económico al que también han llamado “the american way of life” y contrasta en su énfasis con las libertades individuales, con el de las economías socialdemócratas de otros países occidentales, por ejemplo los de la Unión Europea, Canadá o Japón.

Tanto la mayor parte de los que en Estados Unidos se denominan liberales como los conservadores (términos que no coinciden con el uso europeo) apoyan generalmente alguna forma de capitalismo democrático en su práctica económica. De hecho, el campo que puede delimitarse con el término es lo suficientemente amplio como para acoger desde el Keynesianismo del "New Deal" de Roosevelt hasta el "Monetarismo" de la Escuela de Chicago que se planteó como el paradigma económico teórico durante la presidencia de Reagan, o el denominado "libertarism" o" liberalismo libertario" y todas las ideologías que se reconocen en el extenso concepto de la democracia liberal. El resto de opciones socioeconómicas (desde el corporativismo fascista hasta el comunismo) quedaron restringidas a movimientos marginales.

En Europa, la tendencia política que gobierna en la actualidad coincide con estos ideales americanos, frente a la oposición representada por los partidos socialdemócratas/laboralistas que tanto éxito recabaron en los años 90.  

Eduard Bernstein, fue el padre de la Socialdemocracia quien creyó que las predicciones del marxismo fueron erróneas, como se vio en su obra  “Las premisas del socialismo y las tareas de la socialdemocracia”. Los obreros ya vivían mejor, el capitalismo estaba más fuerte, apareció la legislación social. Esto llevó a la revisión de los clásicos, no a la crítica. La parte liberal en su pensamiento podía enriquecer al socialismo. Dijo que la burguesía actual ya no era la que criticaban Marx y Engels pues estaba mucho más fragmentada (grande, pequeña y nuevas clases medias). Quiso atraer su mensaje a determinados sectores burgueses. Para ello el sufragio universal era la gran arma del proletariado, pues donde existe, los obreros tienen más poder y pueden hacer más presión, nacionalizar industrias y hacer cambios sociales. No se vio en Bernstein el camino de la revolución sino un cambio gradual. El socialismo llegó tras una serie de éxitos. Y los socialistas han de ser el partido del proletariado y no la dictadura del proletariado. Su gran concepto es el de la democracia y la eliminación de privilegios de clase y la igualdad para los individuos. El socialismo es la extensión de todo esto, en todos los sectores. El pensamiento de Bernstein acabó influyendo mucho en la socialdemocracia europea durante gran parte del siglo XX.

Sin embargo, en pleno siglo XXI el cuadro sobre el que dibujara Bernstein, es hoy completamente diferente y la nueva coyuntura europea que comprende la globalización, la europeización, y la crisis económica mundial, es la responsable de plantearnos si los partidos socialdemócratas ¿podrían alcanzar sus clásicos objetivos de –pleno empleo, y justicia social– adaptando sus estrategias e instrumentos a esta nueva situación? o es que quizás el éxito electoral de la socialdemocracia,  ¿podría derivar únicamente del agotamiento del ciclo neoliberal?.

Si la ideología de la socialdemocracia plantea: Los programas subvencionados de educación, la salud universal, el cuidado infantil y los relacionados con los servicios sociales para todos los ciudadanos. El amplio sistema de seguridad social, con el objetivo claro de contrarrestar los efectos de la pobreza y asegurar a los ciudadanos contra la pérdida de ingresos a raíz de enfermedad, desempleo o jubilación. Mantener organismos gubernamentales que regulen la empresa privada en defensa del trabajador y de los consumidores, garantizando los derechos laborales (es decir, apoyar el acceso de los trabajadores a los sindicatos), y la protección de los consumidores y la competencia de mercado. El Ecologismo y la protección del medio ambiente a través de las leyes, por ejemplo, la financiación de energías alternativas, además de recursos destinados a combatir el calentamiento global. Los sistemas de impuesto progresivo para financiar los gastos del gobierno. Una política social secular y progresista. Inmigración y multiculturalismo. El comercio justo en libre comercio. Una política exterior de apoyo a la promoción de la democracia, la protección de los derechos humanos a partir del Multilateralismo. La promoción de la justicia social y las libertades y los derechos civiles, humanos y sociales. En otras palabras, ¿es todo esto posible en un sistema en que unos pocos son los ricos y el resto, empresario y trabajador absorbidos por la crisis están abocados a la ruina y al paro?¿qué respuestas específicas han encontrado los partidos socialdemócratas a estos nuevos desafíos? ¿Cuáles son las consecuencias de revisar o no sus programas, instrumentos y políticas que parecen haberse perdido en el camino?

En España, hemos seguido con sumo interés en las televisiones y en prensa, las carreras a liderar el partido socialdemócrata de la oposición. Los que quieren hacerse con el control, han sido copartícipes del mayor fracaso electoral y además fueron miembros de la cúpula del poder del gobierno anterior que emprendió acciones incompetentes en un país que con más de 5 millones de parados, no hay ni para pipas. Me vuelvo a cuestionar, ¿dónde está la verdadera renovación tan necesaria? y ¿cuáles son las ideas nuevas y capaces de hacer frente y presentar estrategias viables como plantean los objetivos de la socialdemocracia a una situación insostenible desde sus bases por la falta de recursos?.

Finalizaré diciendo que ya hay millones de personas en el mundo trabajando para entender y explicar los principios destructivos del sistema neoliberal en el que hoy nos basamos (fomentado por Milton y contrario a Keynes) para proponer y construir formas económicas alternativas, en las que el mercado esté subordinado a los derechos humanos, la justicia para todos, la democracia y la sustentabilidad medioambiental porque a la vista está que lo que hay ahora, ya no vale!.

 

Por Cristina Gamero

 

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...