Bodas: sonrisas… ¡y lágrimas!

 

Biel Pol: - ¿Se puede saber de qué te ríes, Joana? No iba a preguntártelo porque seguro que acabas haciéndome la puñeta, como siempre, ¡pero no aguanto más que te lo estés pasando tan bien!  

 

Joana Pol: -  Pues fíjate: de esta noticia de aquí, publicada en La Monda. Lee, lee.

 

BP: - “La policía  disuelve con gases lacrimógenos a los invitados de una boda”. Caramba, a priori no le veo la gracia.

 

JP: -  Por lo visto las dos suegras iniciaron una pelea, se agarraron del moño, la novia acabó rebozada e histérica, el novio intentó separar a las señoras pero le echaron colonia a los ojos, luego se liaron a tirarse comida, otros invitados siguieron el ejemplo, y empezó una batalla campal entre las dos familias. Llegaron unos agentes de la policía para poner orden, pero sólo consiguieron ensuciarse los uniformes, así que decidieron pedir refuerzos: 12 coches más los 6 que ya había. Como todos los agentes no conseguían nada decidieron utilizar gases lacrimógenos. Y cuando desalojaron a todo el mundo, detuvieron a las suegras, a los novios y a algunos invitados.

 

BP: -  Demonio de mujer, ¿en serio te parece gracioso?    

 

JP: -  Pues mira, sin hipocresías, al imaginarme la escena y no tratarse de mi propia boda, me parece desternillante. Al fin y al cabo, tampoco ha sido tan diferente de muchas otras bodas, sólo un poco más exagerado.  

 

BP: -  ¿Pero qué dices? He ido a un montón de bodas y jamás he visto nada parecido.    

 

JP: -  En realidad, lo ocurrido en esta boda no es más que una gran parodia de lo que ocurre en la mayoría de ellas. Una boda es el lugar preferido para las harpías y los cabrones, terreno abonado donde poder apuñalar por la espalda y rematar de frente con la excusa de las copitas de más. Se empieza por  criticar la vestimenta de la novia o, algo menos, la del novio, y se acaba dando un repasito a todo el personal, primero superficial: que si el vestido, el peinado, la corbata, las joyas o el coche en que han venido, se entra en lo personal, mira cómo come ésa o ése…

 

BP: -  Caramba, Joana, de ahí a terminar formando parte de la tarta y entre gases lacrimógenos…   

 

JP: -  Créeme, a muchas bodas les falta poquito para acabar como en ésta. Lo cierto es que si te sabes mover entre las mesas acabas enterándote de todo, desde la economía de cada uno, pasando por la salud de cada cual, hasta las actividades sexuales de todos, incluyendo si tal o cual es maricón o puta.     

    

BP: - ¡Eres diabólica!

 

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...