Los estratosféricos

Cuando pensábamos que el verano había terminado, Hollywood aterriza en el Port de Sóller (Mallorca) con el fin de rodar la superproducción Cloud Atlas, basada en la novela del mismo título, de David Mitchel, dirigida por los hermanos Wachownski (directores de la saga Matrix),  y protagonizada - la parte que se rodará en Mallorca- por dos estrellas,  Tom Hanks y Halle Barry,  la antepenúltima  chica James Bond, que día de hoy no han comenzado a rodar todavía, al menos en Mallorca -Halle lo está haciendo este fin de semana, junto a otro de los actores de la película, Hugh Grant... en Glasgow-, cosa que se espera que hagan a partir del próximo lunes. Sin embargo han dado juego a nada que pusieron los pies en la isla, primero Halle, que se trajo a su hija, Nahla,  y a su novio, el actor y modelo Olivier Martínez, con quien ha estado paseando por las calles y plazas de Sóller, y con quien se ha bañado en aguas de Sa Foradada y Cala Deià, donde un fotógrafo amigo les estuvo haciendo un reportaje espectacular, que relegó a un segundo término los que le hicimos en el paseo y en el tranvía del Port. Y es que en esto del periodismo, siempre hay alguien que te puede superar, ya bien porque, como en este caso, sea amigo del protagonista del reportaje, o porque tenga suerte, o porque tenga mejor información, o porque sepa moverse mejor que tú. De cualquier modo,  hay que decir en favor de Halle que con la prensa se comportó muy bien, puesto que una vez pillada colaboró en nuestro trabajo.

Halle, llevando a su hija de mano, y su novio, Olivier, paseando por la zona más comercial del Port

 

No podemos decir lo mismo de Tom Hanks. Ni de la gente del hotel donde se hospeda.

Tom, que ha salido a hacer senderismo y a navegar, a través de una persona de su séquito -su hermano pensamos, dado su gran parecido con  él- nos hizo saber.... que no quería saber nada de nosotros. Que le dejáramos en paz, vamos. Esta persona nos vino a decir que Tom llevaba en el cine treinta años y que por eso no estaba por la labor de atender a los periodistas.

 

El helicóptero es para filmar desde el aire y no, como se dice por el Port,  para que Tom Hanks se desplace desde el hotel al plató.

 

Para los desplazamientos, Tom utiliza este coche.

 

En cuanto a la gente del hotel donde se hospeda, le protege a toda costa. Al precio que sea. Incluso hubo un empleado que la otra tarde nos dijo  que nos identificaramos, pidiendonos en DNI o pasaporte. ¿Es usted de la CIA, FBI...? ¿No? Pues haga su trabajo que nosotros haremos el nuestro. "Vale, de acuerdo -respondió-. Pero les tendré vigilados".

Lo que no sabe ni Tom ni sus palmeros es que si nos hubiera dedicado un minuto para hacerle unas fotos y un par de preguntas, le hubiéramos dejado en paz, como hemos hecho con Halle, que la vemos por la calle y no le hacemos ya ni una foto. Tampoco sabe que  el periodista, sea plumilla, sea fotógrafo, tiene mucha paciencia, por lo que sabe esperar y que... pues que no tenemos prisa. Eso sí, no le vamos a perder de vista. Y lo peor para él, es que cada vez somos más.

Ayer, por lo pronto -y como publica el diario Ultima Hora en la edición de hoy, viernes- fue cazado regresando de navegar. El ni se enteró. Pero puede que lo haya hecho esta mañana, desayunando. Nosotros, ya decimos, tenemos todo el tiempo del mundo para seguir esperando ese minuto en que pose y nos hable, cosa la  que suponemos nunca accederá. Él es estratosférico. Es como Dios. Mientras que nosotros somos humanos. Pero a diferencia de él, tenemos paciencia, mucha paciencia.

¿Decepcionado con Tom, un actor, visto a través de la pantalla, simpático, lo que nos hace pensar que tambien lo debe de ser en la vida real...? Pues no. A las personas hay que conocerlas teniendolas delante, no por referencias. José Luis de Vilallonga solía decirme, hablando de gente famosa, que nunca quieras conocer a ese idolo que has forjado a base de leer sus libros o ver sus película, porque posiblemente te decepcionará.

A mi, Tom, en el aspecto humano me ha decepcionado. Pensaba que reaccionaria de otra manera. Pero ¡que le vamos a hacer! Es Dios. O sino, su sobrino. Desde luego, en la Tierra nuestra, no vive.

A bordo del Earl of Pembroke se han rodados otras películas: Moll Flander y la Isla del tesoro. Ahora le toca el turno a Cloud Atlas

 

En cuanto a lo demás... Bueno, pues resulta que el galeón pirata, en los últimos dos días no hace más que entrar y salir del puerto. Parece ser que está navegando para que, desde el helicóptero, le hagan tomas aéreas, porque lo que se dice rodar, van a comenzar el lunes. Y lo van a hacer en el mar, sobre el barco, frente al Torrent de Pareis, que cerrará durante dos días, por mar y por tierra, y en dos poblados que han montado en los alrededores del hotel Formentor.

Recordaremos que el gaelón es el Earl of Pembroke, construido en Suecia en 1945 y reformado en 1972, a partir del cual ha sido utilizado en varias ocasiones para el cine. Que recordemos fue escenario de dos grandes películas, La isla del tesoro y Moll Flanders

Por otra parte, el Port se ha convertido en una auténtica Radio-calle. Muchos lo saben todo, pasa que no todo lo que cuentan o dicen, una vez que lo investigas, se ajusta a la realidad. ¿Que ven entrar y salir el helicóptero? Es que llega o se va Tom Hanks, cuando realmente va y viene en coche, al que por cierto ahora ha cambiado. ¿Que Halle vive en tal sitio...? Pues no, vive en tal otro. Al menos hoy, que como ya ha cambiado de casa en tres ocasiones, a lo mejor cambia una cuarta. ¿Que la productora tiene un tiburón adormecido para utilizarlo, tras despertarlo cuando rueden en Torrent de Pareis? Tampoco. El único tiburón que hay en el Port de Sóller apareció muerto ayer, y no era de la productora...

 

Camerinos, aparcamientos, carpas para almorzar y cenar. ¡Menudo tinglado hay ahí...!

 

Por último, les cuento que parte del Port de Sóller, exactamente la que está frente a la base naval, ha sido cerrada a cal y canto. Y es que en esa zona se ha construido poco menos que una pequeña ciudad del cine. En uno de sus muelles está amarrado el Earl of Pembroke, y sobre él han plantado contenedores que hacen las funciones de camerinos, sala de maquillaje, oficinas, servicios de comunicación, revelado, etc. asi como una serie de carpas, bajo las cuales se almuerza y cena. Y hay también aparcamientos para los coches, furgonetas y camiones que costantemente están entrando y saliendo. Y para que nadie sepa lo que hay ahí, hay un control en la entrada y una valla de cerca de dos metros de altura forrada de negro que rodea todo el tinglado.

Ya decimos, el Port parece Hollywood.

 

Pedro Prieto (Texto y fotos)

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...