Los hombres básicos

Se me ha ocurrido una tontería que tiene mucho sentido. De hecho, a partir de ahora será para mí el sentido de mi vida.

Los Hombres Básicos son como esas prendas que nunca deberían faltar en el armario, pero en versión hombre. En principio, pueden parecer primitivos, pero, llevados entre sábanas, resultan ser cariñosos, puede que imaginativos, pero lo más importante de todo: ENTREGADOS.

 

Alicia Misrahi, autora de Sé Mala y Todo lo que no has de hacer si buscas amor. Página web: www.aliciamisrahi.com

 

Pueden ser paletas –especie actualmente casi en extinción debido a la crisis en general y a la rotura de la burbuja inmobiliaria en particular-, mecánicos, vendedores, representantes, reponedores de supermercado, barrenderos, electricistas en particular, instaladores en general…
Los hombres básicos pueden parecer toscos superficialmente, especialmente vistos desde fuera, pero tienen un encantador equilibrio entre cultura de la vida y primitivismo, entre un punto de encantadora tosquedad y civilización, entre saber hacer y conocimiento del mundo y zafiedad, entre humor ácido o cínico y humor base bárbaro de toda la vida, entre sensibilidad y fuerza un poco bruta...

No obstante, lo que caracteriza al hombre básico de armario (quizá, a estas alturas, debería referirme a ellos como a hombres básicos de cama) es su entrega y dedicación a la mujer, especialmente en los momentos sensuales y sexuales e íntimos y tal.

 

Algunas mujeres que topen con ellos por feliz accidente pueden llegar a la conclusión de que su imperioso deseo de que ellas lo pasen bien es una característica debida a su nacionalidad (italianos, cubanos, argentinos etc…), pero no es así: hay Hombres Básicos en todas las culturas, sólo es necesario rascar un poco su barniz cultural o tosco para encontrarlos.

 

Son mejores si tienen músculos, o son grandes y tienen músculos –currados por su trabajo, nada de gimnasio-, aunque esto puede ser, perfectamente, una opinión personal. Y esto elimina a los camioneros, cuya presencia física ha empeorado mucho desde que la dirección asistida ha llegado a los camiones. ¡Oh, qué pena!

Se puede identificar al Hombre Básico porque es atento, educado, un poco antiguo en sus costumbres así como de caballero andante, caballeroso, franco, con un punto de infantil inocencia en sus relaciones con las mujeres, sensible hasta el punto de que es capaz de llorar viendo presentaciones lacrimógenas de Powerpoint, dedicado, considerado hasta un punto un pelín obsesivo…

Pero, sobre todo, la característica principal del hombre básico (el auténtico, luego hay algunos que son sucedáneos que tampoco están del todo mal) es que le encanta practicar sexo oral; puede estarse horas, pero, también, parar cuando se lo ordenes. Y es que los hombres básicos se mueren por complacer. ¡Genial! ¡Yes! Si encuentras a uno, mételo en tu chorboagenda y cuidale para darte un homenaje de vez en cuando.

Son claros, no te vendrán con milongas ni con exigencias y podrás contar con ellos para veladas de pasión, cariño y ¿por qué no?, amor.

Algunos hasta tienen conversación :-[

Déjalos libres, no los acapares para que otras los puedan disfrutar y descubran los encantos del sexo entregado y cariñoso. Algunos, conscientes del poder de su lengua y de su encanto, realizan una labor de proselitismo entre las mujeres y me consta que han hecho descubrir el placer oral, los orgasmos y hasta su propio cuerpo a varias mujeres.

¡No seas egoísta, no los ates a ti ni a tu cama!

 

 

 Mi amiga Laura, que tiene un éxito brutal con los hombres y que es mi envidiada inspiración para las cuestiones de ligues porque yo ligo al despiste sin saber ni cómo y a veces me corto, encontró hace poco un hermoso ejemplar de Básico. Yo he descubierto algunas variedades, pero reconozco que ha sido por azar, no tengo un identificador de básicos incorporado a mi antena localizadora.

Un día llamaron a la puerta de Laura. Y cuando abrió, se encontró con un musculoso senegalés de 1,85 m con una cuchara en la mano derecha y un tupper en la izquierda. La loba que vive siempre despierta en ella identificó de inmediato su naturaleza, pero no dijo nada. Espero que él diera el primer paso.
Fue surrealista. El decía: frío, frío y Laura, un poco obnubilada con tanto músculo, pensaba: “pues tampoco hace tanto frío”.
Hasta que se dio cuenta de que quería que le calentara el arroz en el microondas. Lo hizo, coqueteó con él y se las arregló, a pesar de las dificultades idiomáticas, para quedar con él otro día. No hace falta decir que descubrió a un maravilloso Hombre Básico que se desvivió por hacerla feliz.

¡Ay! Como admiro y envidio a Laura. Yo jamás hubiera sido capaz de quedar con él por vergüenza, por timidez, por miedo… Eso sí, ahora Laura no sabe qué hacer con el senegalés, que trabaja en la obra de al lado de su casa y asoma medio cuerpo por la ventana sin terminar del edificio para mirarla y saludarla. Yo le bautizaría como Pepe (en un tiempo tuve dos amantes que se llamaban Pepe, muy útil para evitar equivocaciones) y lo incorporaría a mi ajuar de amantes, Laura prefiere pasar a otra cosa.

Y quizá en ese comportamiento está la razón de su éxito y de su felicidad…  Pero no todas somos Laura.

 

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...