Rituales definitivos de fin de año

Este año no me va a coger por sorpresa. He planificado muy bien todas las actividades rituales que tengo que hacer después de las campanadas (nota mental: comprar uvas).
 

Alicia Misrahi. www.aliciamisrahi.com

 

Tengo que salir con la maleta. En las instrucciones del ritual dicen que tiene que ser roja. ¡La tengo! Lo que no sé si tengo que vaciarla de juguetes y cosméticos eróticos o no hace falta (soy asesora sensual, es una larga historia).
Si no la vacío, no sé que puedo acabar atrayendo…
Tengo que dar una vuelta a la manzana, pero sin prisas porque, si no, corro el peligro de vivir apresurada y estresada todo el año.
Esto lo haré a las 12.05 minutos después de mis primeros rituales preparatorios. Puedo invertir diez minutos en dar la vuelta a la manzana. En este tour para atraer viajes y cambios positivos, es importante tratar que la primera persona que vea sea joven, ya que cuanto menos años tenga, mayor será la felicidad.

Pero antes, tengo más trabajo: con cada campanada pensaré: “Voy a ser feliz este año!” para conjurar el bienestar.

 

 

A las 12.01 besaré al hombre que entre por la puerta (un amigo, ya está contactado), para asegurarme de tener personas del sexo opuesto cerca durante el año, y felicitaré a los invitados. Espero que no se congelen porque a las 12 menos un minuto abriré la ventana para que se vaya el mal rollo y entre la buena suerte. Supongo que el fuego del hogar de mi ídem neutralizará el frío. A la hoguera, arrojaré un muñeco que simboliza el año pasado.
Entre beso y beso tengo que acordarme de echar el contenido de un vaso de agua a la calle para alejar las penas y las lágrimas.

A las 12.03 h me cambiaré de braguitas (tengo un tanga rojo estupendo, quiero conquistar a mi amor o lo que sea), cerraré la ventana para que no muramos de una pulmonía, y tiraré la ropa interior vieja por la ventana a las 12.04 h. Este año me siento clásica. Es un segundo piso, no creo que haya problemas.

Yo lo he descartado por motivos prácticos, pero se pueden llevar superpuestos braguitas o calzoncillos de varios colores: rojo para la pasión, amarillo para la fortuna, rosa para encontrar el amor sincero, blanco para mantener la pureza del alma y atraer buenas vibraciones; azul para el trabajo; verde para la salud…

 

 

Previamente, a las 23 horas, porque el ritual requiere tiempo, encenderé, una una, varias velas para atraer las buenas vibraciones.en diferentes facetas de mi vida: blanco para atraer la paz y purificar (casi mejor pongo dos de este color), rojo para llamar la energía y la vitalidad y, también, la pasión, amarilla para llamar a la abundancia (¡ABUNDANCIAAAA! ¡ABUNDANCIAAAA! De momento hay eco), verde para favorecer la salud, naranja para estimular la inteligencia (de éstas pondré cuatro) y dorado para captar el dinero.
Se encienden las velas diciendo el color de cada una y por qué la enciendes.

Cuando se apague la última vela, hay que envolverlas todas en papel blanco y arrojarlas lejos de casa (los bajos de mi casa van a quedar hechos un basurero…)

Al volver a casa después de la vuelta con la maleta, calculo que a las 12.14 h, tomaremos la botella vacía de cava y cada uno escribirá un deseo para el año 2011. Nadie debe conocer los deseos de los otros. Meteremos los papeles en la botella y la taparemos bien con el corcho que habré guardado previamente en el bolsillo o dentro de las braguitas, no lo sé muy bien. Tenemos que salir a buscar una corriente de agua. Esto es un pueblo, hay un arroyuelo a diez minutos. Una vez localizada la corriente de agua, es preciso tirar la botella al río o al mar. Lo dicho, voy a dejar el pueblo hecho un vertedero.

Debo acordarme de quemar unos zapatos viejos en homenaje a Grecia, donde creen que hacerlo aleja los malos pasos. Supongo que hay que hacerlo en la puerta de casa… ¡Madre mía, la que voy a liar!

También me gusta mucho la tradición china de preparar una pequeña caja pegándole un espejo en el fondo y otro en la tapa. Los espejos se encargarán de multiplicar el dinero que se introduzca en la cajita. Siempre será mejor que llevar monedas en los zapatos, que, aunque asegura prosperidad, no es compatible con la vuelta a la manzana con la maleta a cuestas.
Las tres cucharadas de lentejas que recomiendan en Chile para atraer la suerte me las reservo para el año que viene.

¡Voy a estar ocupadísima! Pero el año que viene será genial. Ya lo veréis.

P.D. ¿Creéis que debería tirar algo de ropa y muebles viejos, com hacen en Nápoles y en Roma, para dejar espacio para lo nuevo? Me da miedo que el ayuntamiento me acabe denunciando…

Besos y FELIZ AÑO!!!!! ****

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...