Hablar o no hablar

 

Esa es la cuestión. Sexo en silencio o sexo con palabras. Los jadeos se suponen, o al menos todos sabemos. Yo apuesto por la segunda opción, pero claro que...todo depende. Si estás en la casa de alguien tampoco se trata de andar gritando a toda voz. "más...aaai...más, siiii, siiiiiiií, sigueeee....ahí, ahííííí" o otras cosas que no voy a escribir aquí, y que dan lugar muy poco a la imaginación del que escucha. Tampoco te vas a poner a espetar frases habitualmente cortas, pero llenas de significado, si te lo estás montando en el baño de tus suegros sobre el bidé (con tapadera forrada de esos horribles juegos de 3 piezas de color azul o rosa) mientras la tía-abuela aporrea la puerta porque se está meando. Al igual que no vas a montar un escándalo si en lugar de echar la siesta en casa de tu cuñado después de una comida dominguera con mucho vino, decides echar una "fiesta". Es que hay sitios en donde no procede. Pero no quiero tratar ese caso. Ni tampoco encasillar el post a parejas casadas. Esto es una reflexión abierta. Y yo voto por las palabras. Las largas, las cortas, las malsonantes, las cariñosas, las urgentes, las necesarias, las ridículas, las pasionales, las lujuriosas, las tímidas, todas valen con tal de que se verbalicen.

 

 

Y es que no me digáis si no hay nada peor que estar con alguien a quién no le adivinas ni un ápice de emoción, sobre todo porque muchas veces su cabeza no está al alcance de tu ángulo de visión en ese preciso instante, para qué nos vamos a engañar. Ni un gruñidito, ni un suspirito, ¿nadaaaa? Si esa pareja tuya decide no abrir boca en todo el acto, o se limita a anunciarte "su momento" del palo ya, yaaaa, o voy vooooooy, mal vamos. O llamame exigente. Tampoco se trata de que te narre el acontecimiento como un partido de la superbowl, pero leñe, ¡di algo por tu madre!. Sedúceme con tus palabras que a fin de cuentas me ponen más cachonda que si me apretas una teta directamente, por ponerte un ejemplo fácil. O, si al final vas a acabar haciendomelo, pues explícamelo antes. Tampoco es que pida que estes todo el rato dándole al pico pero prefiero que me hables un poquito de vez en cuando, entre cosa y cosa, que simplemente ponerte al tema y ala! primera, segunda y vamos a la quinta. Vosotras os reiréis , pero ¿a que da rabia? Un tio que va a lo que va y no dice ni mu. Qué horror.

 

 

Precisamente hablaba de éste tema con las amigas el otro día, esas que tengo y que procuro cuidar tanto como ellas a mi. Charlabamos de lo poco que nos gusta a  las cinco estar practicando sexo en silencio, lo cual me llevó a pensar que tal vez, las mujeres esas cotorras parlanchinas donde las haya, también nos gusta darle a la lengua de múltiples y caprichosas formas durente el acto. Por ejemplo, a una amiga mía, le gusta anunciar lo que va a hacer. A otra, le gusta pedir. Otra amiga dice que le gusta inventarse cuentos y narrarlos (adaptaciones especiales, por supuesto) y a  la última al menos decirle a su amante lo bien o mal que lo está haciendo. Y yo, la quinta, lo mezclo todo. Y deberíamos reconocer que no siempre oimos lo que queremos, es decir ¿no os dáis cuenta de que no hay nadie en la habitación anotando cada palabra que decís con una calculadora en mano y multiplicando por 50€? ¡Que no os van a cobrar, joder! Es gratis.

 

 

Hablar mientras practicas sexo es gratuito por si no os habíais dado cuenta. Eso, más lo otro, es de lo poco que no hay que rendir cuentas a hacienda. De momento y que se sepa. Y ojo, que tampoco me refiero a esas conversaciones de algunas mujeres, totalmente inadecuadas en el momento de ejercicios de precalentamiento, por no decir cerca del clímax, del palo: - por cierto, mañana hay que ir a pagar la factura del gas- o  - nene, ¿has pedido hora para el recambio de aceite de mi coche?, se me ha encendido la luz roja- Enhorabuena! A él se le acaba de apagar la antorcha. Qué diablos importa ahora todo eso, olvídate. Se supone que estamos para lo que estamos, darnos una alegría, mujer.

 

 

Ellos más que nadie agradecen las palabras juguetonas y no lo digo yo, sino varios estudios de esos que hacen, en cambio parece que les cuesta más tomar la iniciativa de los vocablos. Con la labia que tienen a la hora de explicar cosas que les molan y parece que no quieren jugársela en las distancias cortas. Pues yo les animo, hablad. Lo justo para saber que estáis vibrando tanto como nosotras. Que disfrutáis con esa nueva postura o simplemente para comunicar que así mejor no, que se os pilla un huevo. En fin, decir cosas no es malo. Si andáis espesos lo recomendable sería dejarse llevar, la naturaleza es muy sabia. No pasa nada. Eres igual de hombre ( o mucho más a ojos de tu amada) que tengas la confianza de decirle lo mucho que te marean sus curvas, que te vuelves loco por sus pechos o su culo, o que te derrites cuando ves sus ojos suplicantes, o el olor de su piel...todo eso es tan sexy!

 

 

En cambio un tio que no dice ni mu en todo el rato y solo deja escapar un ruidito al final del todo, muy comparable a cuando se deshincha un globo, es una maldita pesadilla. Y luego os extraña que las chicas pregunten: ¿me quieres? Claro, es que un polvo sin palabras es como una paella sin sal, incomible. Díselo, dile durante todo el rato (y si es susurrando al oído mejor) que es una mujer increíble, que te lo pasas bomba, que en la cama es un polvorín, que te mueres por sus besos, que te encanta como cabalga, que suspiras por sus curvas y que te encanta el  nuevo lubricante sabor fresa...cúrratelo y verás como al final no le queda ni ganas de hablar ni de preguntar. Con toda certeza,  además de sorprenderte a ti mismo, te gratificarán con algun bonus extra o te sacarán billete, destino el cielo, para muy pronto. Y es que amigos,  si hay una cosa que deja a una mujer  sin palabras es un hombre que sabe cuando tiene que hablar y cómo lo tiene que decir.

 

Sandra Llabrés

 

Diccionario

 

jadeos: lo que te sale por la boca cuando te subes a una elíptica más de 20 minutos.

 

ahíííí!: ¿no lo ves? ¡es que no encontrarías agua en el mar!

 

tapadera: Coartada perfecta para justificar unos zapatos nuevos de temporada. Los número 16.

 

largas: tus conversaciones sobre lo que piensas de Mou.

 

cortas: las operadoras de telefonía.

 

sedúceme: venga...tontorrón, sorprendeme y abrázame por detrás cuando menos me lo espere!

 

horror: el pelo de Tita Cervera. Siempre.

 

caprichosas: las cosas en las tiendas, que se meten en mi carro!!!

 

joder: ya lo sé, es muy difícil. Sigue practicando.

 

recambio: la segunda vez que te pones medias hoy.

 

postura: innamovible. No te dejo hacerme un video mientras me ducho con tu iphone.

 

curvas: las mías y no las de LLuch.

 

sexy: sin duda, Hugh Jackman.

 

pesadilla: el aliento a ajo, si yo no he comido, claro.

 

lubricante: ni puñetera idea!

 

billete: de los gordos. Y te viene justo para la depilación , el tinte y el masaje. 

 

hombre: dejemoslo en proyecto...de hombre.

 

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...