Orgullo Gordo.

 

Biel Pol: ­-Joana, vamos a cambiar de acera. ¡Pero ya!

 

Joana Pol: -¿Y a ti qué mosca de ha picado?

 

BP: - ¡Rápido, rápido! ¡Cambiemos de acera ya! Ufff, por poco…

 

JP: - ¿Me vas a explicar qué ha pasado, insufrible paranoico?    

 

BP: - Hemos estado a punto de pasar justo por delante del escaparate de la pastelería La Gloria, ¿es que no te has dado cuenta?   

 

JP: - Bueno, ¿y qué?

 

BP: - Hermanita, qué cerca has estado del peligro. ¡Que te estás poniendo muy gorda! Te he salvado, me debes una.    

 

JP: - ¡Pero si no pensaba comprar nada!  

 

BP: - Ya, pero es que tú te pones gorda sólo por pasar por delante de las cosas ricas. En serio, no sé cómo lo haces, pero creo que engordas incluso con los buenos aromas. ¡Que como sigas así pronto te negarán la entrada en el zoo!

 

JP: - Vale, animal, ¿por qué no podré entrar en el zoo?

 

BP: -Jolines, porque cuando los elefantes te vean pedirán un abogado diciendo “eh, que nosotros también queremos salir!”

 

JP: - Hoy tienes el gracioso subido, ¿eh?

 

BP: Hermanita, te lo digo por tu bien, ¡que te pones un vestido con flores y se acaba la primavera, chata! Haz como yo: apúntate a un gimnasio, tres horas a la semana, y una hora de piscina cada día.

 

JP: - Mejor estar gorda que tener un cerebro como el tuyo. Tu cerebro es como un pez mago: nada por aquí, nada por allá.  

 

BP: -  ¿Qué dices, demonio de mujer?

 

JP: - Pues que las horas semanales que tú dedicas a estar divino de la muerte, yo las uso para leer y otras cosas de más provecho. Si al menos se pudiera entrenar una mientras duerme, para no perder el tiempo… No soporto la idea de gastar diez horas a la semana de mi tiempo consciente haciendo ejercicio. Que ya pasamos los dos de los cuarenta, hombre, deja de levitar. Menos mal que tienes a tu gorda hermanita que te mantiene anclado al mundo real.    

 

BP: - Oye, gorda, que con el camino que llevas podrías hacer de ancla incluso de un zeppelín. Además, no me creo el rollo ese de los gordos felices, esos manidos argumentos a los que os agarráis para justificar vuestro lamentable aspecto físico. Los gordos tenéis más riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardiovasculares, dolencias cardíacas, cáncer, artritis, enfermedades hepáticas… 

 

JP: - Ya está. Ya me has tocado las narices. Me voy a hacer del Orgullo Gordo. ¡Ya está bien, hombre! Deberían haber leyes contra la gente como tú. O sea que los gordos, además de doler a la vista, somos por definición personas enfermas. La mala imagen de los gordos es equiparable al racismo y a la homofobia, actitudes como la tuya deberían estar castigadas por la ley. ¡No me llames gorda como si fuera un insulto, maldita sea! Cuando yo te llamo majadero  es un insulto, pero cuando alguien dice de mí que SOY gorda debería ser una simple descripción neutra, sin connotaciones negativas, como cuando se dice de una mujer que es rubia o morena.

 

BP: - Pero ¡si yo lo digo por tu bien! Eres francamente diabólica.

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...