SERVICIO DE BAR

 

El publicista Mateo Alzina, mallorquín de pura cepa, que tuvo Agencia de Publicidad en Dallas allá por los fascinantes años 60 (un auténtico MAD MEN) me contaba cosas como haber visto entrar en los lujosos almacenes Neiman Marcus  a un tipo en vaqueros y botas tejanas, llenas de barro húmedo, pisando la impoluta moqueta, ante la impasibilidad de las dependientas. La moqueta quedaba hecha un asco, el barro de las botas era petróleo y el haragán con botas….un petrolero que acababa de entrar a comprar un Cartier para su esposa, viniendo directamente desde uno de sus campos de explotación.

Le recomendé a este pozo de anécdotas que las escribiera. Mallorca está llena de Fortunios Bonanovas en todas las épocas. Son ojos vivaces a los que les faltó saber trascribirlo porque estaban demasiado ocupados en vivir su vida. Siempre lo dije: Los humanos nos dividimos entre seres de acción o de reflexión. Difícilmente se dan junto.

Me comentaba también este viejo zorro de la publicidad, que los cómics de los años 30 (pongamos Flash Gordon), retrataban la estética del futuro: las calles, las casas…, nuestro hoy, con una estética entre el futurismo de Marinetti o la Babilonia de “Intolerancia” el film de Griffith (1875-1948). No ha sido así ni por remota aproximación. Pocas cosas han cambiado en la decoración.

Ves un programa de TV de esos que enseñan las casas de los famosos, por ejemplo el de mi admirado amigo Esteban Mercer, y sigues viendo mesas llenas de marcos de plata con fotos de familia, espejos, cornucopias, cretonas, y cortinas de las que gustosamente se agarraría para desmayarse la eximia actriz del cine mudo Francesca Bertini . Si se enseña la casa de un decorador la esquizofrenia es aun mayor ya que se tira al anticuariado. Y si donde entramos es en la casa particular de unos anticuarios, entonces parece que hemos entrado en un “Gabinete de Curiosidades “ muy populares en el XIX, donde se mostraban cosas tales como el negro de Banyoles (un aborigen humano, disecado).

Sólo a los arquitectos parece que les guste vivir en espacios supermodernos, vacíos y racionales que recuerdan al comedor de un hospital para tuberculosos de los años 50 o a un secadero de pieles.

 

Hablando de muebles: No sé que me dicen que Don Mariano piensa en Gallardón como Ministro de Defensa. ¡Ahora que ya tenía decorado el edificio de Correos!…¿le van a llevar a un cuartel?.

Bueno… a la Chacón nunca me la creí. Ni de ministra de defensa, ni de española, ni de nada. Su “¡viva España-viva el Rey!”, parecía escrito por los de “El terrat”. Casi tuve dudas de que estuviera embarazada; pensé que era un “conceto” para sacar portadas en el “New York Progre”…

Si a Gallardón le hacen Ministro de la Guerra, le tendrán que hacer Barón de Hausman. porque la guerra será en la calle contra las barricadas de los otrora mudos sindicatos. No sé si le veo yo, tan sofisticado el, a  Don Ruiz Gallardón , compartiendo rancho y corneta en vez de Zalacaín y Teatro Real…

Pero no hablábamos de política sinó de hábitat

Hoy paramos poco en casa. La gente come en “La otra oficina” que es el Bar de al lado…donde David te hace un Menú que te salva de la anemia o del colesterol.

Los políticos también. Ahora nos acabamos de enterar, de que el Ministro de Fomento, José Blanco, hace vida en las Gasolineras. Incluso no baja del coche. Comerá bocadillos, como Lord Sandwich.

Aunque parece que a quien le prueba la dieta es a su amigo, el de las farmacias que debía pensar: “Jesús y comamos y que no vengan mas de los que estamos”.

La vida la hacemos “On the road”, bajando al Bar Faisán para hacer pis y dar un recado. Así se ha puesto de moda otra vez Jack Kerouac y los de La Mutua han resucitado para su anuncio una imaginaria Ruta 66.

Para los emigrantes americanos que viajaban al mítico oeste, la Ruta 66, que atravesaba Norteamérica como un cinturón de hambriento, se convirtió en un símbolo de su triunfo: “la puerta” dura, abrasadora y polvorienta, que un día les condujo a ellos y a sus hijos a la prosperidad.

En cualquier sitio, lo que desean los viejos comerciantes que tienen una persiana enrollable es seguir subiéndola cada día. Y los jóvenes emprendedores es poder pegar un vinilo con una placa de un despacho, o garito propio. Y otros más, tener trabajo en alguno de esos sitios.

Pero la Ruta 666 es endiabladamente larga y muchas las administraciones centrales, periféricas o  laterales. ¡Cúantas leyes y normativas, que cumplir y ventanillas que pasar! . Y cuando el pobre cree que tiene todo en regla…hay una barandilla que poner, o falta un plato de ducha o te ponen una multa por rotular en tu idioma materno y constitucional.

O sea que el administrado muere a manos del asalto del administrador (que sería como ser asesinado por el médico), en la larga ruta 666  donde sólo sobreviven los cactus, los lagartos y el Toro de Montuïri que ya hace tiempo dejó de ser de Osborne y ahora es la pancarta oficial del perroflautismo.

Hoy, en otro Bar, un cliente (autónomo según el), se ha empezado a indignar sin mantra ni consigna ni nada, así, hablando de la vida. Ha sido una santa  y progresiva auto indignación, como un juego chamánico alrededor de una hoguera, mientras yo me comía el bocadillo.

De repente, en una pantalla de plasma del coqueto y minimalista Mini-bar de Calin, ha salido Felipe González, otra aparición: La abeja reina, el gusano del mezcal o el gran gorila blanco (a quien aún el dios de la lluvia le consulta si puede dejarse caer).

Este hombre airado, ha sufrido entonces un “choque anafiláctico”. Se ha comenzado a poner rojo como si hubiera comido a la abuela momia de todas las gambas. Incluso ha comenzado a moverse como si quisiera expulsar el demonio, no sé si a Felipe o a la gamba… Antes los suelos de los bares estaban llenos de peladuras de gambas y quisquillas. (Un horror porque debía parecer que pisabas cucarachas). Para el caballero autónomo, F.G. por lo visto, es un agente alérgeno ya que para que se de esta reacción la persona ya se ha expuesto y ha quedado sensibilizada.

Yo, que seguía temeroso parapetado tras mi bocadillo cada vez más pequeño, he temido por una apoplejía del autoasalariado, porque ha comenzado a recitar soluciones personales a la economía como Salmos  o Jaculatorias. Diríase que recitaba la “Economía en tres tardes” de Jordi Sevilla que yo no sé si la llegó a escribir. El autónomo parecía un profeta iluminado…o carne de la UCI.

Y es que antes las barras (Bar significa eso), eran lugares alegres, pero ahora son mascarones de proa donde te asalta un Jack Sparrow mitinero y te amarga el bocata de calamares.

Tampoco vale cualquiera como mesonero. Isabel Pantoja puso a su Paquirrín (hoy Quico), a asar pollos en Cantora, y al niño lo que le va es ser “Tronista” en un plató de TV.

Lo contrario del simpático Jaume Font, que pasó de los más importantes despachos oficiales a atender personalmente y muy bien a su clientela del “Café Español” en Inca.

Fíjense: Jaume Font se va del PP y llena el Español con un Menú a base de Fideuà.

Pere Rotger casi vacía el PP con su frivolité del PUNTO CAT (que es como si Izquierda unida se hubiera apuntado a la Congregación Mariana) y sigue en el PP con todos los honores.

Será que para tener perspectiva de esas cosas hay que estar detrás de la barra agitando la coctelera, si no…no se entiende..

O seré yo que soy un in-pertinente.

“Bares, ¡que lugares, tan gratos para conversar!.

No hay como el calor del amor en un bar”.

 

Jaime Roig de Diego

 

 

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...