Sola en la vida

Alicia Misrahi, autora de Sé Mala,  Todo lo que no has de hacer si buscas amor y Liguemos.com.  

www.aliciamisrahi.com

 

-Ramón, deja de trastear el periódico –pidió la solterona con una sonrisa.
-Félix, ven aquí, dame un besito –pidió, mimosa.
“¡Qué pena!” –pensó una señora que pasaba por allí-. “Espero no acabar mis días tan sola como esta pobre mujer”-. Meneando la cabeza en señal de pena, la transeúnte se dirigió a reunirse con su marido, con el que no hablaba desde hacía tres días porque el muy imbécil se había gastado el dinero de las vacaciones.

 

 

-¡Salta, Pepe! Me haces cosquillas –ordenó con la sonrisa en la voz la solterona del pueblo.
“Cada día está peor. No puede ser bueno vivir así” –pensó el marido que pegaba a su esposa cuando estaba de mal humor. Hoy tenía muchas ganas de verla, había recibido una buena noticia y quería llevarla a cenar para celebrarlo.
-¡Hala! ¡Qué desastre habéis hecho! –rió la solterona, que cada día parecía más joven-, ¿por qué siempre andáis enredando en la cocina? Mmmm, esto tampoco está tan mal, pero cualquier día vais a quemar la casa, trastos. Me estás clavando el bigote, Pepe, estáte quieto un poco.

 

Se oyeron algunos maullidos de protesta que pronto viraron a melosos ronroneos.
 “¡Qué triste!, no tener a nadie en la vida” –pensó el hombre que se había peleado con sus hermanos por la herencia paterna-. “Antes de llegar así a su edad, preferiría morirme”. Iba a ver a su hermana para hablar de nuevas estrategias para hacer la vida imposible a sus hermanos. Ella era la única que le entendía.
-jajajaja –rió la solterona-. ¿Qué haces con esa bolsa, Luis? Pareces Supermán –le dijo a un gato que corría despavorido porque se había liado con una bolsa de plástico que ondeaba tras él en su alocada carrera.
“Buff, ¡debería salir un poco! No puede ser sano estar todo el día ahí metida. Está chalada  –pensó al oírla el hombre que no conocía a ninguno de sus vecinos y que pensaba que las cajeras y los reponedores del supermercado le vigilaban.

 


-Ahora, no tontos –volvió a hablar sonriente la solterona-, tengo muchas cosas que hacer. Ahora no podéis apalancaros encima de mí. Venga, Sam, Xavi, Jorge, Miguelito, David… Id a correr, que estáis demasiado gorditos. Luego jugaré con vosotros un rato.
“Gatos y gatos, ¡qué bichos tan asquerosos! –pensó otra mujer que pasaba por allí-. “solo acumulan suciedad y gérmenes y bacterias, qué vida tan asquerosa, esclavizada por esos seres egoístas y ruines” –reflexionó con asco mientras se frotaba las manos con desinfectante y se apresuraba para llegar a su casa lo más rápidamente posible y llamar al orden a su marido y a sus hijos que, seguramente, estarían ensuciando la casa, desordenándola y tirando polvo, pelos, migas y gotas de bebida por todos los rincones.


-Rrrrr Rrrrrr ¡qué mimos tan ricos hacéis! Vosotros sí que sabéis querer, soy la mujer más feliz del mundo –ronroneó la mujer y su alborozo la hizo rejuvenecer diez años de golpe.
“Se ha vuelto loca, ¿quién sino una loca puede ser feliz porque cree que la quieren unos animales? –pensó el hombre que se había divorciado hacía diez años y nunca lo había superado, mientras se dirigía andando deprisa a su piso vacío. Quería llegar antes de que se hiciera de noche totalmente.
-Venga, venid aquí, hacedme feliz, dadme besos y yo os abrazaré y mimaré, ¿alguien quiere un masaje?, ah, ¿me vais a hacer un masaje vosotros, ¡qué bien!
“Ha perdido la chaveta definitivamente. A eso es a lo que lleva no tener hijos” –pensó con pena una anciana con pinta de adorable a la que sus hijos planeaban en secreto ingresar en un asilo.

 

 


Un hombre llamó a la puerta de la solterona. Por fin lo había comprendido todo. Se había enamorado de ella al observar como corría con sus gatos por el jardín jugando a perseguirse y a atraparse, al  ver todo el amor que se respiraba en esa casa. Anhelaba que ella acariciara su cabeza y su lomo, que le hiciera erizar el vello con sus dedos pacientes y sabios, quería frotar su cara contra la de la mujer, amasar sus piernas y su pecho con sus zarpas, dar vueltas en torno a sus pies bailando contra sus piernas, acariciar su cuerpo con su lomo…
La solterona abrió la puerta de su inmensa casa llena de gatos y amor. No se sorprendió al ver al hombre, pero, sin embargo, levantó una ceja interrogativa.
-¿Cuántos gatos tienes? –preguntó el hombre. Le guiñó un ojo a la mujer. Ella no era joven, pero no tenía edad. La solterona era bella y rejuvenecía con cada sonrisa.
La mujer sola en la vida no le dijo nada. Le pasó la mano por la espalda moviendo los dedos como si los estuviera enredando en su pelaje. Las pupilas del hombre se convirtieron en rendijas y sus ojos refulgieron.
Fue un cambio fugaz.  Maulló su nombre, “Hans”, y volvió a su ser.

 


Había llegado la noche y el interior de la casa se había transformado. Aquí y allí, los gatos se metarfoseaban lentamente y surgían de todos los rincones hermosos hombres desnudos. Allí estaba Luis enroscado en un sofá desperezándose, mientras Félix saltaba ágilmente desde la barra de la cortina al suelo y tomaba a la solterona entre sus brazos para darle un dulce beso.  Más lejos, Xavi, Sol y Jorge seguían con sus miembros enredados tumbados sobre la cama en alborozada confusión. Miguelito y David empezaron a desnudar con cuidado y ternura a la mujer para darle un masaje, mientras el recién llegado se disponía a preparar la cena para todos ayudado por otros dos bellos hombres que avanzaban con pasos elásticos y gatunos.


Entre los tres prepararían la fiesta y luego, como cada noche, todos se mimarían y amarían en sus formas humanas hasta que el sol les convirtiera de nuevo en felinos. La amaban como gatos y la amaban como hombres y les encantaba jugar con ella y entre ellos a todos los juegos posibles.

 

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...