Happy Feet 2 (2011)

Hay un dicho que dice que "nunca segundas partes fueran buenas", yo no me atrevería a decir tanto en esta nueva entrega de los pingüinos bailarinas concebida para ser una película única pero el enorme éxito ha motivado una secuela innecesaria porque ya en el anterior capítulo ya se dijo todo lo que se tenía que decir.
Es por eso que la continuación es innecesaria aunque su realización sea impecable. El guión hace aguas por todas partes y además nos amargan la proyección un par de langostinos pelmazos, ni siquiera se atreven a desarrollar una relación gay porque al tratarse de una película infantil los pequeños no la comprenderían. Eso según los productores.
En esta secuela impera el desconcierto, la falta de ritmo y finalmente el tedio.
Tan grato sabor de boca que nos dejó la primera entrega. Pero ya se sabe que el dólar no manda, dicta su ley. El capitalismo es así de crudo.
No quiero ser agorero. Valoro el enorme esfuerzo realizado en la producción de esta secuela, pero como decimos en Cataluña "la pela manda". Más arriba añado, "El dólar dicta su ley". Dado el conformismo de la industria de Hollywood, asociada a la australiana, los inversores siempre van al negocio seguro. Pero si éste no lo cuidan acaban por perderlo.
Happy Feed, la original amasó una inmensa fortuna. Es una película de la que nadie esperaba nada antes de verla. Ni siquiera fui al cine, pero años después la descubrí por casualidad en televisión, finalmente adquirí el DVD y me quedé fascinado por su belleza, por su ingenio, por la inteligencia de su guión. Era o es una película tan perfecta que una continuación iba a ser inoportuna y así lo ha sido. Una verdadera lástima que no se haya tomado más en serio o tal vez los creativos la hayan realizado con verdadera desgana. Eso parece evidente.
Al visionarla esta tarde, me encontré con un título que a ratos me hacía caer de sueño y he tenido que esforzarme para seguir despierto. No despertaba mi interés. Todo me parecía forzado.
El mensaje ecologista no es demasiado coherente. Queda el canto a la solidaridad entre especies que es lo mejor. Visualmente es perfecta, pero es una película concebida para ser vista en ·D y aquí está el error de la misma.
Se trata de uno de esos productos en que la trama, las subtramas, están escritas en función de los efectos visuales. Éstos no están para apoyar la trama y hacerla creíble, es al revés. Se trata de una sucesión de efectismos gratuitos cuyo objetivo es provocar nuestra pretendida admiración. La trama no es más que un pretexto para tratar de sorprendernos con una sucesión de efectos que aparecen y desaparecen por capricho.
La decepción después de conocer la primera parte es grande. Pero como resultado final nos producen sentimientos contradictorios. Por una parte alabamos su derroche visual absolutamente espectacular, pero por otra deploramos la falta de coherencia y de contenido.
Otra vez será.

Salvador Sáinz

PD.: La película arriba comentada se proyecta con un complemento, un corto titulado He visto un lindo gatito (I Tawt I Taw a Puddy Tat, 2011), dirigido por Matthew O'Callaghan. Los famosos canario Piolín, el gato Silvestre y la abuelita de la Warner aparecen cantando una canción en animación 3D.
Tiene su gracia aunque claro es mera exhibición técnica carente de la garra de los cortos originales.

COSAS MEDIATIKAS

 

Contacto

IN-MEDIATIKA

NOTICIAS ONLINE

Con nosotros

Nuestro Equipo

17.11.2011 00:00
Contamos con un equipo de profesionales con muchas ganas de ofrecerte los mejores artículos y fotografías online. Desde la más rabiosa actualidad, proyectaremos juntos una nueva forma de informarse más ágil, directa y dinámica. Con una imagen muy actual te ofrecemos una revista donde te será...

Nuestros Clientes

17.11.2011 00:00
Te invitamos a conocer las ventajas de publicitarte en IN-MEDIATIKA: MUY VISUAL Y DE FÁCIL NAVEGABILIDAD Navegar en IN-MEDIATIKA és muy fácil. Con un solo menú, el lector tiene acceso a la sección que más le interese, sin perderse por el camino. Tu producto o negocio se relacionará...